Inventos interesantes: el ascensor de bicicletas

Este fin de semana me he escapado al Pirineo aragonés, más concretamente al Valle de Echo, donde he podido disfrutar de la naturaleza.
Durante una (durísima) ruta en bici por la Selva de Oza (casi 12 km cuesta arriba), me acordé de un reportaje donde hablaban sobre un ascensor de bicicletas. A la llegada a mi destino, comenté el asunto del ascensor y alguien no creyó que tal cosa existiera, así que me comprometí a buscarlo y documentarlo en este blog. Aquí está:

Trondheim (Noruega) que es la única ciudad en el mundo que tiene un mecanismo expresamente diseñado para ayudar a subir la pendiente con bicicleta.

Este mecanismo, llamado Trampe ya ha ayudado desde 1993 a más de 220000 ciclistas a subir a la cima de la colina BBrubakken.
El inventor de este pionero sistema fue Jarle Wanvik, dueño de la compañía 'Design Management AS'. Wanvik vivía en una de las muchas colinas que rodean el centro de la ciudad, situado al nivel del mar. Pedaleando cuesta abajo sólo tardaba cinco minutos en llegar al corazón de la urbe. El problema venía a la hora de volver, cuando tenía que empujar durante más de 20 minutos su bici por las empinadas cuestas de vuelta a casa. Fue en uno de estos agotadores viajes, cuando Wanvik tuvo la idea de crear un ascensor que le ayudara a reducir ese gran esfuerzo. Los planificadores urbanos de esta ciudad (la tercera más grande de Noruega), acogieron la idea de este ciclista con gran entusiasmo y la administración local hizo la inversión necesaria (de 880 a 1.100 euros por metro) para poner en marcha el proyecto en el barrio de Bakklandet.
Similar al mecanismo de un arrastre de esquí, el elevador de la colina Brubakken tiene una longitud de 130 metros y lleva desde el Puente Viejo hasta la fortaleza 'Kristiansten'. Salva una cuesta de un 20% de inclinación y puede transportar hasta seis ciclistas a la vez, unos 300 a lo largo de una hora. Este elevador funciona con una tarjeta prepago o una tarjeta electrónica que el usuario puede comprar por 11 euros al año y está situado en una colina que alberga la segunda universidad del país más importante después de Oslo. Por esta razón, la mitad de los que utilizan este mecanismo son estudiantes. Y es que el 90% de los 30.000 alumnos de esta universidad utiliza la bici para desplazarse habitualmente.
Este ascensor, que funciona desde las 7:00 hasta las 22:00 horas, llama la atención de residentes y turistas que se animan a coger la bici, aunque también es utilizado por peatones, patinadores y hasta padres con carritos de niños. Desde su instalación, las encuestas ciudadanas han registrado un aumento del 41% del uso de las dos ruedas. El sistema se basa en un motor eléctrico de 5,5 kW que mueve un cable semisubterráneo al que van acoplados hasta once pedales donde los ciclistas deben meter el pie.
Pero, dejarse arrastrar cuesta arriba con una bicicleta no resulta tan sencillo, sobre todo al principio. Es importante saber mantener el equilibrio. El ciclista debe situarse paralelamente a unos 10 centímetros del pedal donde debe introducir el pie derecho. Sin soltar la bici, el usuario deberá apoyar parte de su peso en el elevador y mantener la pierna derecha estirada para no acabar en el suelo. La velocidad a la que sube es de siete kilómetros por hora (o dos metros por segundo) hasta que alcanza el final del viaje. Aunque aseguran que la subida es suave y cómoda, no faltan las caídas de los principiantes (ver vídeo).
Tal ha sido el éxito de este ascensor que en la actualidad el ayuntamiento de Trondheim está estudiando la posibilidad de instalar nuevos 'arrastres' para bicis en dos colinas más de la ciudad.


Fuentes:
http://www.soitu.es
http://www.trampe.no






Para el incrédulo: ha-ha!!

No seas egoísta, comparte!

Sobre Patri Caos

Apasionada del cine clásico y devoradora de series. Me encantan las curiosidades, lo retro y lo vintage.
    Comentarios en blogger
    Comentarios en Facebook

5 comentarios :

  1. como mola el invento, puede que sea difícil al principio pero en cuanto se le coge el truco es de gran ayuda. deberían poner cosas así es más ciudades

    ResponderEliminar
  2. Buenos días Boris! Yo no entiendo por qué en las grandes ciudades y otros lugares con cuestas no lo han puesto todavía. Que esxiste desde el 93! Hay que difundir estas cosas. Sería de gran ayuda, estoy segura que muchos estarían (y estaríamos) encantados de pagar algún euro por usar ese servicio y no morirnos en algunas cuestas..
    :)

    ResponderEliminar
  3. Te quejarás de lo llanita que es Zaragoza.
    La bicicleta es eso: 50 % sufrimiento y 50 % de disfrute, y alguno incluso también disfruta en el 50 % del sufrimiento.
    Ha-ha!

    ResponderEliminar
  4. el problema Patri es que en España no se apuesta por la bicicleta como medio de transporte, el año pasado estuve en tu ciudad y comprobe que es una excepción, en muchos otros lugares no hay ni carriles bici así que estamos muy lejos de que se implante este invento

    ResponderEliminar
  5. Eso es cierto Boris, pero estoy segura que en el futuro (cercano, espero) se apostará más por el uso de la bici, que es más ecológico y barato, lo malo es convencer a las cabezas-huecas que nos gobiernan.
    Aquí en Zaragoza hace relativamente poco que se ha empezado a implantar el tema bizi, y aún queda mucho por avanzar en este terreno, hay muchos carriles-bici inconexos, y eso es un problema para los bicicleteros. Además hace falta educación a respecto.
    Estuve en Amsterdam hace pocos meses y ahí si que lo tienen todo bien montado, era una gozada. Estamos a años luz de llegar a su nivel, pero bueno, poco a poco :) Hay que concienciar..

    ResponderEliminar

Gracias por comentar :)
(he puesto moderación de comentarios temporal para evitar el ataque de spam que he sufrido en los últimos días)