El ratoncito Pérez y Alfonso XIII


El ratoncito Pérez es un personaje muy popular entre los niños españoles y también entre los niños hispanoamericanos. Cuando a un chaval se le cae un diente, lo coloca debajo de la almohada al acostarse y Pérez se lo cambia por dinero o por un regalo durante la noche.


EL CUENTO
A finales del siglo XIX, desde Palacio le pidieron al padre Coloma (*), un escritor jesuita,  que escribiera un cuento cuando a Alfonso XIII se le cayó un diente (el futuro rey tenía entonces 8 años). Al Padre Coloma se le ocurrió la historia del Ratoncito Pérez protagonizada por el rey Bubi, que era como la Reina Doña María Cristina llamaba a su hijo.


El ratón vivía con su familia dentro de una gran caja de galletas, en el almacén de la entonces famosa confitería Prast, en el número ocho de la calle del Arenal, en el corazón de Madrid, a unos cien metros del Palacio Real.
El ratoncito se escapaba frecuentemente de su domicilio y, a través de las cañerías de la ciudad, llegaba a las habitaciones del pequeño rey Bubi I (Alfonso XIII) y las de otros niños más pobres que habían perdido algún diente, despistando a los gatos, que siempre estaban al acecho.

El cuento no fuese publicado hasta 1902, junto a otras narraciones de Coloma.
El manuscrito autógrafo del padre Coloma, con su firma y una dedicatoria al rey Alfonso XIII, se conserva en la cámara de seguridad de la Real Biblioteca de Palacio Real.
Confitería Prast
En 1911 se publica por primera vez Ratón Pérez como obra independiente. Posteriormente se publican adaptaciones del cuento, como la de Perez the Mouse, realizada por Lady Moreton, publicada en 1915, en la que la autora añade al texto del Padre Coloma una breve explicación de esta costumbre de colocar los dientes bajo las almohadas e invita a los niños ingleses a hacerlo y esperar la visita del ratoncito.
En la Biblioteca Nacional hay una edición de esta misma obra realizada en Wisconsin, Estados Unidos, en 1950. También se publicó en japonés en 1953.



CURIOSIDADES
Se convirtió en el primer personaje ficticio al que el Ayuntamiento homenajeó con una placa conmemorativa del Plan Memoria de Madrid. El 5 de Enero de 2003 en la calle del Arenal, número 8, de Madrid, el mismo lugar donde el padre Coloma situó la vivienda del roedor se colocó una placa conmemorativa  con el siguiente texto: Aquí vivía dentro de una caja de galletas en la confitería Prast, RATÓN PÉREZ, según el cuento que el padre Coloma escribió para el Rey niño Alfonso XIII (Ayuntamiento de Madrid).

Es de los pocos personajes de ficción que tiene residencia conocida.

Tiene una casa museo en la calle Arenal y también posee una página web: http://www.casamuseoratonperez.es/index1.html



La tradición de guardar los dientes bajo la almohada es prácticamente universal, aunque adopta formas diversas en distintas culturas:Se le reconoce como "Ratoncito Pérez" en los países hispanohablantes, con la excepción de algunas regiones de México y Chile en donde se le dice "el Ratón de los Dientes" .
En Argentina, Venezuela, Uruguay y Colombia simplemente "El Ratón Pérez".
En Francia se le llama "Ratoncito" (la petite souris)-
En Italia se le conoce como "Topolino", "Topino" (Ratoncito) o "Fatina" (Hadita).
En los países anglosajones este papel lo encarna el "Hada de los dientes" (Tooth Fairy).
En Cataluña esta tarea es encomendada a "l'Angelet" (el Angelito).
En el País Vasco -sobre todo Vizcaya-, se encarga "Maritxu teilatukoa" (Mari la del tejado).
En Cantabria es "L´Esquilu de los dientis" (La Ardilla de los dientes).



    EL PADRE DEL RATÓN

    (*)Luis Coloma Roldán fue un escritor, periodista, sacerdote y miembro destacado de la Compañía de Jesús. Nació en Jerez de la Frontera en 1851.
    A los doce años entró en la Escuela Naval preparatoria de San Fernando  pero lo dejó para licenciarse en Derecho, coincidiendo con la revolución de 1868. Después se trasladó a Madrid, donde trabajó como pasante en un bufete. Empezó a colaborar en distintos periódicos defendiendo la Restauración de los Borbones .
    E 1872, se hirió en el pecho mientras limpiaba un revólver, hecho que afianzó su decisión de dedicarse al sacerdocio, se marchó a Francia para hacer allí el noviciado. En 1877 vuelve a España para dedicarse a tareas educativas en Sevilla, Galicia, Murcia y Madrid. También continuó con el periodismo y se consagró a la literatura. Pasó del costumbrismo y los relatos cortos a la sátira social, su novela Pequeñeces (1891) es considerada su obra maestra.
    Siguieron luego Retratos de antaño (1895), una serie de evocaciones históricas, entre 1895 y 1896 la primera parte de Boy; La reina mártir (1898), biografía novelada de María Estuardo; Jeromín, (1902), novela histórica sobre Don Juan de Austria, El marqués de Mora (1903), biografía novelada de un ilustrado español, etc.  No dejó de colaborar en la prensa, en especial en La Ilustración Católica (1877...), Razón y Fe y El Mundo de los Niños (1891), publicando en estas revistas numerosos relatos fantásticos e infantiles.

    Entró en la Real Academia de la Lengua Española en 1908 y falleció en 1915.

    No seas egoísta, comparte!

    Sobre Patri Caos

    Apasionada del cine clásico y devoradora de series. Me encantan las curiosidades, lo retro y lo vintage.
      Comentarios en blogger
      Comentarios en Facebook

    4 comentarios :

    1. Muy interesante. te dejo un +1

      Saludos
      http://fotograffacil.blogspot.com

      ResponderEliminar
    2. Hola Edertano! Gracias por ese +1! Conocía tu blog gracias a divoblogger, siempre tienes muy buena info, ya soy seguidora!!
      Gracias por pasarte por mi humilde espacio bloguero :) Estamos en contacto!

      ResponderEliminar
    3. Que buen post!! no tenia ni idea de donde venia!
      Un beso guapa!

      ResponderEliminar
    4. Hola wapísima, muchas gracias! Curiosa historia la del ratoncito :)
      Un abrazo!

      ResponderEliminar

    Gracias por comentar :)
    (he puesto moderación de comentarios temporal para evitar el ataque de spam que he sufrido en los últimos días)